Venezuela: persiste escasez de medicamentos para la Hipertensión Pulmonar

Katiuska Salinas, presidenta de la Fundación Venezolana de Hipertensión Pulmonar, denunció la muerte de 10 pacientes en el 2017 por no recibir bosentán durante 12 meses. Además, desde hace 3 meses dejaron de despacharles otra vez el tratamiento que los mantiene con vida. “Nosotros tenemos una enfermedad mortal y nuestra medicina cuesta 11.000 dólares. Es imposible costearla”, denunció la activista y paciente.

Esta es la realidad que viven los pacientes con Hipertensión Pulmonar en Venezuela, a las que se suman otra larga lista de patologías crónicas y de alto costo. Mientras tanto, el Gobierno de Venezuela niega que ese país atraviese una crisis humanitaria y hace cambios en la directiva de los organismos responsables de la salud de los venezolanos, sin que esos cambios se traduzcan en mejoras para los pacientes.

Crónica de una muerte anunciada

Hace 40 días el Gral. Carlos Rotondaro fue sustituido por el ministro Luis López en la Presidencia del IVSS que tuvo a cargo por 10 años, también fue removida la directora de la Farmacia de Alto Costo, Mercedes Pereira, pero no se nombró sustituto por lo que la dirección que se encarga de abastecer de fármacos a pacientes, está vacante; mientras que el viceministro Exavier Campos, estaría al frente del ministerio, del hospital J. M. de los Ríos y sería el nuevo director de Salud del IVSS.

Llegó el 2018 sin noticias sobre la importación de medicinas pero sí denuncias de desabastecimiento hasta de 90% en la Farmacia de Alto Costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). La última importación de medicamentos fue todavía durante la gestión de Rotondaro quien -ya removido del cargo- notificó a través de Twitter que a los 3.066 pacientes trasplantados les llegarían 50.000 tabletas de micofelonato, 10.000 de ciclosporina de 25 miligramos y 80.000 de 50 miligramos, entre los meses de noviembre y diciembre, y otras 135.000 tabletas de tacrolimus (para evitar el rechazo de órganos) llegarían el 20 de diciembre.

Este abastecimiento para los trasplantados era suficiente para 15 días, hoy sólo se les entrega prenidsona y se cuentan 20 afectados que perdieron un riñón y debieron volver a la diálisis. Además, no hay 90% de las quimioterapias según oncólogos y hematólogos. Sólo hay 3 medicamentos para tratar la leucemia linfoblástica aguda en sus diferentes fases, de 9 incluidos en el protocolo médico -según especialistas en oncología infantil-. Desde hace 3 años tampoco hay factores de coagulación 7 y 9 para los hemofílicos, mientras que solo queda factor 8 de coagulación que también se compró durante la gestión de Rotondaro.

Control cambiario

En junio pasado, Rotondaro declaró que el ente tenía capacidad de respuesta y negó que hubiese una crisis humanitaria, pero fuentes del IVSS aseguran que el organismo recibió un recorte abrupto de divisas de la tasa preferencial de 10 bolívares para importar medicinas desde febrero de 2015, lo cual impidió las posibles transacciones para la obtención de medicinas que pueden mantener con vida a los pacientes crónicos. Así fue como la compra de medicamentos empezó a depender de Dicom o de importaciones que se pudieran negociar en bolívares, como las que ocurrieron con el material para la diálisis peritoneal. Pocas adquisiciones, como parte de los elementos para la diálisis, se siguieron pagando al dólar preferencial.

En 2017 solo se realizaron 2 importaciones de medicamentos para trasplantados a través del Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud, mientras que la promesa de adquirir fármacos para el cáncer que hizo la ex canciller Delcy Rodríguez en diciembre de 2016 sigue en deuda.

Un diálogo que niega la crisis

Gobierno y oposición retomaron el diálogo en diciembre del 2016, uno de los 6 puntos a discutir era la crisis en el sector salud. Hasta hoy no ha habido avances en la materia. Al respecto, el presidente de la Coalición de Organizaciones por la Salud y la Vida (Codevida), Francisco Valencia, reiteró que la propuesta que llevó la MUD a los cancilleres en República Dominicana está avalada por la Organización Panamericana de la Salud y establece un mecanismo de cooperación internacional viable a fin de paliar la crisis, pero el gobierno no se ha reunido en este diálogo con los activistas de derechos humanos que representaron a la sociedad civil afectada.

“Me extraña mucho que hasta el momento Luis López no haya explicado de qué manera están tomando correctivos en el Seguro Social para atajar esta crisis, cuando él mismo aseguró que no permitirá la ayuda humanitaria. Esta crisis no puede depender de la espera de una negociación”, reiteró Valencia.

Con información de El Nacional

Deja un comentario