Inhibición de estrógenos podría revertir la hipertensión pulmonar

Según una investigación publicada en el European Respiratory Journal, el aumento del estrógeno es un importante factor de riesgo para el desarrollo de la hipertensión pulmonar (HP), asociado con defectos metabólicos. Los estrógenos impulsan la penetración de mutaciones en el receptor de proteínas morfogenéticas óseas tipo II (BMPR2) -causantes de la HP hereditarias- en ratones portadores; por lo que el objetivo de este estudio fue determinar si la inhibición de los estrógenos era efectiva en el tratamiento de HP en estos ratones.

Para el estudio, se usaron los inhibidores del estrógeno fulvestrant y anastrozol para prevención y tratamiento en ratones mutantes BMPR2, mientras que el tamoxifeno se utilizó para el tratamiento. Además, los ratones mutantes BMPR2 se cruzaron con los receptores de estrógeno (ESR)1 y ESR2 para evaluar la especificidad del receptor, midiendo resultados hemodinámicos y metabólicos.

Como resultado se obtuvo que la inhibición del estrógeno previno y trató la hipertensión arterial pulmonar en ratones mutantes BMPR2. Esto se asoció con la reducción de los defectos metabólicos, incluyendo la formación de lípidos oxidados, la resistencia a la insulina y el rescate de los receptores activados por el proliferador peroxisómico y CD36. Este efecto fue mediado principalmente a través de ESR2, pero parcialmente a través de ESR1.

Estos datos indican que los ensayos de inhibición del estrógeno en pacientes con HP humanos están justificados y podrían mejorar la enfermedad vascular pulmonar a través de la mejora de los defectos metabólicos. Aunque el fulvestrant y el anastrozol fueron más efectivos que el tamoxifeno, el tamoxifeno podría ser útil en las mujeres premenopáusicas por su menor riesgo de inducción de la menopausia.

Deja un comentario