Hallan mutaciones del VIH para hacerse resistente a antirretrovirales

El SIDA es una de las causas de hipertensión pulmonar secundaria, por lo que el desarrollo de nuevos fármacos para esta patología es de vital importancia para nuestra comunidad.

El tratamiento con inhibidores de la proteasa fracasa, generalmente, porque el VIH se ha hecho resistente a través de mutaciones muy concretas de esta enzima en las proteínas de la matriz y cápside del virus, que hasta ahora no se habían identificado. Este descubrimiento describe regiones vulnerables del VIH contra las que se pueden diseñar nuevos tratamientos. Además, se podría anticipar si una persona es portadora del tipo de virus resistente y adecuar su tratamiento antirretroviral.

El trabajo fue realizado por científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, impulsado conjuntamente por la Obra Social “la Caixa” y por el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, con la colaboración de investigadores de la Universidad de California San Diego y de la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich. Sus resultados se publican en la revista Scientific Reports, perteneciente al grupo Nature y reseñado en DiarioMédico.com.

Las proteínas de la matriz y la cápside del VIH-1, imprescindibles para la función viral. En verde, las nuevas regiones vulnerables. (Irsicaixa)

Para el estudio, los científicos secuenciaron el ADN de los virus de pacientes tratados con inhibidores de la proteasa durante al menos 9 años, para analizar cómo evolucionaban conjuntamente la proteasa y una proteína estructural del virus llamada gag durante la administración prolongada del fármaco. Esto les permitió identificar regiones del virus implicadas en la adquisición de resistencias a los inhibidores de la proteasa, y que eran “hasta ahora desconocidas, pero importantes”, explica Julia García Prado, responsable del grupo de Escape Inmunitario y Vacunas (Virievac) de IrsiCaixa.

El estudio mejora el entendimiento básico de cómo funciona el virus y cuáles son sus dinámicas de evolución en presencia de fármacos. Además, puede ayudar a definir zonas vulnerables que permitan el diseño de nuevos fármacos contra la matriz y la cápside del virus, y que aumenten la eficacia del tratamiento antirretroviral.

Deja un Comentario