¿Dos medicamentos para la hipertensión pulmonar son mejor que uno?

La investigación en el manejo de hipertensión pulmonar del Grupo 1 de la OMS ha dado lugar a nuevos fármacos y estrategias que se han extendido y están mejorando la vida de los pacientes con hipertensión pulmonar. Últimamente, algunos médicos han comenzado a recetar más de un medicamento para los pacientes. Investigadores de Brasil y Francia se unieron para examinar cómo los médicos están pensando en la terapia de medicamentos múltiples para pacientes con hipertensión pulmonar. Sus comentarios fueron publicados en el European Respiratory Journal.

Rogério Souza, M.D., Ph.D., del Instituto del Corazón de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, ofreció algunos antecedentes sobre lo último en terapia con medicamentos para la hipertensión pulmonar. Explicó que los medicamentos actuales se dirigen a una de tres vías: la vía del óxido nítrico (NO), la vía de la endotelina y la vía de la prostaciclina. Señaló que durante muchos años, a menos que un paciente estuviera muy enfermo, los médicos utilizaron inicialmente un fármaco (monoterapia). Si la enfermedad de un paciente seguía empeorando, o si el paciente y su médico no sentían que el paciente estaba “respondiendo” al fármaco elegido, los médicos añadían con frecuencia un segundo fármaco a la primera: la terapia combinada. Los ensayos clínicos recientes comenzaron a examinar más de cerca las terapias combinadas.

Por ejemplo, el ensayo denominado AMBITION examinó el uso de ambrisentan y tadalafil en pacientes con hipertensión pulmonar y encontró que juntos funcionaban mejor que cualquier fármaco solo. Resumiendo toda la evidencia existente, la Sociedad Europea de Cardiología (ESC)/Sociedad Respiratoria Europea (ERS) emitió pautas que recomiendan el uso de terapia combinada, particularmente en las etapas tempranas de la enfermedad.

El editorial añadió que aunque la evidencia existente proporciona un sólido apoyo para el uso de la terapia combinada, el estudio llamado RESPITE adoptó un enfoque diferente; en lugar de terapia combinada, analizó el efecto de cambiar de los inhibidores de la PDE5 (p.ej.., sildenafil o tadalafil) a un estimulador soluble de guanilato ciclasa (sGC) (riociguat) si el paciente no respondía adecuadamente al inhibidor de la PDE5.

En el estudio RESPITE a los pacientes se les dio riociguat después de que habían estado tomando sildenafil y tadalafil sin ninguna mejora notable. Los tres fármacos se dirigen a la vía del óxido nítrico, pero de una manera diferente. Los resultados mostraron que 84 % de los pacientes participantes completaron el ensayo de 24 semanas. Los pacientes mostraron mejorías en 6 minutos de caminata; NT-proBNP, una prueba de sangre para buscar signos de insuficiencia cardíaca; y mejoría en la clase funcional. Casi la mitad de los pacientes en el estudio RESPITE redujeron su perfil de riesgo según lo definido por las directrices ESC/ERS.

Aunque RESPITE demostró buenos resultados y planteó algunas preguntas importantes, el estudio tuvo limitaciones, según los autores. Señalaron que debido a que el estudio tenía un diseño abierto (los investigadores sabían qué medicamento se estaba usando y no había placebo involucrado), es difícil sacar conclusiones reales. Además, 16 % de los participantes no pudo completar todo el estudio; los eventos secundarios podrían haber afectado los resultados finales.

El Dr. Souza y los coautores anotaron que la idea de cambiar de medicamentos es común en otras situaciones médicas, como el tratamiento de la hipertensión arterial sistémica. Sin embargo, dijo que el uso de este enfoque en los pacientes con hipertensión pulmonar se enfrenta a algunos retos diferentes. Afirmaron que cuando se observan todos los diferentes fármacos para los hipertensos pulmonares en una clase particular, no hay ninguno que haya demostrado ser mejor que los demás. Además, ningún estudio ha creado un perfil de pacientes que respondan más favorablemente a un medicamento que a otro. Finalmente, los pacientes con hipertensión pulmonar siguen teniendo una tasa de mortalidad relativamente alta, lo que limita los intentos de probar los interruptores potenciales.

A pesar de estos retos, se han realizado varios estudios sobre la transición de los pacientes de un fármaco a otro, para entender mejor cuándo sería apropiado y en quién.

Aunque los estudios han arrojado resultados prometedores, existen más preguntas y se necesitan más ensayos clínicos para responderlas. El estudio REPLACE (Riociguat rEplacing PDE5i therapy evaLuated Against Continued PDE5i thErapy) actualmente está reclutando participantes y está tratando de responder más de estas preguntas.

Traducción del artículo escrito por Phyllis Hanlon para PHA.

Showing 2 comments
  • Doris
    Responder

    Buenas tardes
    Mi nombre es Doris tengo 35 años.
    soy de República Dominicana
    Soy paciente cardiopata congénita, me descubrieron la hipertencion pulmonar en octubre del año pasado y desde ese momento estoy tomando una serie de medicamentos que son.
    Bosetan 125mg
    Clopidogrel 75 mg
    Furosemida 40mg. 1/2 al día
    Espironolactona 25mg. 1/2 al día
    Ese es mi tratamiento combinado para mi hipertencion.
    Saludos desde RD

    • SLHP
      Responder

      Hola, Doris. Muchas gracias por compartir tu tratamiento con nuestra comunidad. Cada día son más los pacientes que logran una muy buena calidad de vida gracias a la terapia combinada.

Deja un comentario