Desayunar menos de 100 calorías duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular

Según los resultados del estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA), realizado por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), desayunar menos de 100 calorías en una dieta de 2.000 calorías por día (5%), duplica el riesgo de lesiones ateroscleróticas sin importar la presencia de factores de riesgo tradicionales para la enfermedad cardiovascular (ECV).

PESA es un estudio en el que se controla a largo plazo a más de 4.000 individuos de edad intermedia, razón por la cual estos resultados confirman el rol tan importante del desayuno sobre la salud cardiovascular y sugieren que saltarse el desayuno podría servir como marcador de hábitos alimenticios y de un estilo de vida poco saludable.

El estudio

Para esta investigación se analizó la presencia de placas ateroscleróticas en diferentes regiones: arterias carótidas y femorales, aorta y coronarias, en una población sin antecedentes de enfermedad cardiovascular con el objetivo de describir la asociación entre 3 patrones de desayuno y los factores de riesgo cardiovasculares y, sobre todo, si saltarse el desayuno normal se asocia con aterosclerosis subclínica.

20% de los participantes tomaba un desayuno con alto valor energético (más de 20% de las calorías diarias), 70% desayunaba con bajo valor energético (entre 5 y 20% de las calorías diarias), y un 3% desayunaba muy poco o nada (menos del 5% de las calorías diarias) y apenas invertía 5 minutos en su desayuno, bebiendo sólo café o zumo de naranja o incluso omitía el desayuno. Por lo que, según los investigadores del CNIC, el último grupo se caracterizada por seguir una dieta menos saludable y mayor prevalencia de factores de riesgo cardiovascular.

Gracias a los estudios con ultrasonido vascular, los investigadores observaron la presencia de hasta 1,5 veces en el número de placas ateroscleróticas y una afectación en varias regiones de hasta 2,5 veces mayor en el grupo que se saltaba el desayuno comparado con el que ingería uno más energético, independientemente de la presencia de factores de riesgo cardiovascular y hábitos de vida poco saludables, según Irina Uzhova, investigadora del CNIC y primera autora del trabajo.

De esta manera, los resultados de este estudio publicado en detalle por Diario Médico, corroboran la importancia de una dieta balanceada que se evidencia en cada comida, especialmente en el desayuno, como parte fundamental de unos hábitos de vida que cuiden la salud cardiovascular.

Deja un Comentario