Cómo cuidar tus pulmones cuando tienes hipertensión pulmonar

Los seres humanos tenemos la tendencia a dar por sentados nuestros pulmones, es decir, a no darnos cuenta de que están ahí hasta que desarrollamos dificultades respiratorias. Pero incluso cuando vivimos con una enfermedad pulmonar crónica como la hipertensión pulmonar, es aún más importante cuidar estos órganos vitales de la mejor manera posible. Al respecto, el Centro Médico de la Universidad Rush deja algunos tips útiles para ayudar a mantener a los pulmones lo más sanos posible.

Cambia tu forma de respirar

La mayoría de las personas tienden a respirar en intervalos superficiales que no llenan todo el pulmón con aire. La respiración profunda y la respiración diafragmática permiten que los pulmones se inflen y desinflen completamente, lo que ayuda a aumentar la capacidad pulmonar y a obtener más oxígeno en el torrente sanguíneo. Contar durante las respiraciones te ayuda a determinar cuánto tiempo puedes inhalar y exhalar, lo que también puede mejorar la función pulmonar. Trata de igualar el tiempo que tardas en exhalar con el tiempo que tardas en inhalar, de esa manera sabes que has vaciado completamente los pulmones. Trata de extender la cantidad de tiempo que toma inhalar y exhalar para obtener el máximo beneficio.

Adopta una buena postura

Al sentarte o pararte correctamente, respetas el espacio que tus pulmones necesitan para inflarse y desinflarse por completo. Al encorvarte empujas el estómago y otros órganos hacia los pulmones. Sentarte derecho con las manos por encima de la cabeza, o recostarte y empujar el pecho de vez en cuando le dará a tus pulmones espacio extra.

Toma mucha agua

Tus pulmones necesitan agua tanto como el resto de tu cuerpo. Mantenerte hidratado ayuda a que el revestimiento mucoso de los pulmones se mantenga fluido, lo cual les ayuda a funcionar mejor. Si el moco se vuelve demasiado espeso, puede llevar a infecciones pulmonares. Sin embargo, muchos pacientes con hipertensión pulmonar mantienen dietas con restricción de líquidos, así que asegúrate de hablar con tu médico para determinar tu nivel ideal de hidratación.

Ríete mucho

Como para el alma, la risa es buena para los pulmones. La acción de la risa le da entrenamiento a tu abdomen y diafragma. Además, las risas profundas del vientre ayudan a expulsar el aire viciado de los pulmones.

Mantente físicamente activo

El ejercicio moderado es excelente para mantener la salud pulmonar. Tus pulmones agradecerán 20 minutos al día de ejercicio suave que te deje un poco corto de aliento, estos pueden ser caminar rápido o andar en bicicleta.

Únete a un club de respiradores

Consulta con tu médico tratante o con las asociaciones de pacientes de tu país si existe algún club de respiradores al que puedas asistir. Otra opción es mantener en hábito de la rehabilitación pulmonar que también puede ayudar a mejorar la función pulmonar para aquellos que viven con hipertensión pulmonar.

Traducción del artículo de Pulmonary Hypertension News

Deja un comentario