Cirugía para reparar defectos cardíacos congénitos mejora la supervivencia en pacientes con hipertensión pulmonar

El estudio denominado “La supervivencia contemporánea de los pacientes con hipertensión arterial pulmonar y derivaciones sistémicas a pulmonares congénitas”, publicado en la revista Plos One indica que la cirugía para reparar defectos congénitos del corazón conduce a una mayor supervivencia en pacientes con hipertensión pulmonar causada por enfermedad cardíaca.

Los defectos cardíacos congénitos, como las derivaciones sistémicas a pulmonares, son causados ​​por la sobrecarga del volumen sanguíneo de la circulación pulmonar durante las primeras etapas de la vida de un paciente. Si no se tratan, los defectos cardíacos pueden causar cambios irreversibles en los vasos pulmonares, lo que lleva a la progresión de la hipertensión pulmonar y la enfermedad pulmonar.

La prevalencia de hipertensión pulmonar causada por enfermedad cardíaca congénita (ECC) ha aumentado en 5% en las últimas décadas. Esto refleja mejoras en la atención del paciente con HAP-ECC, pero también plantea inquietudes de monitoreo a largo plazo.

Para obtener mejores perspectivas sobre los resultados de pacientes con HAP-ECC, un equipo de la Facultad de Medicina del Hospital Siriraj en Bangkok, uno de los principales hospitales de referencia en Tailandia para cirugía cardíaca e intervención congénita, revisó retrospectivamente los resultados clínicos de pacientes con hipertensión pulmonar recientemente diagnosticados.

Analizaron los registros de 366 pacientes con HAP-ECC que cumplían los criterios del estudio y fueron diagnosticados en el Hospital Siriraj de 1995 a 2015. La edad media en el momento del diagnóstico fue de 24,5 y 40% de los pacientes eran hombres. La mayoría de los pacientes tenían una alteración congénita simple que dio lugar a derivaciones pulmonares y 20% tenían Enfermedad Cardíaca Congénita compleja.

Con base en las características clínicas de los pacientes, 26,8% de ellos tenían síndrome de Eisenmenger (alteración grave de la oxigenación sanguínea), 66,7% tenían derivaciones prevalentes de izquierda a derecha, 3% tenían hipertensión pulmonar con un defecto pequeño y 3,5% hipertensión pulmonar después de la cirugía cardíaca correctiva.

Durante un período de seguimiento medio de 5,9 años, se utilizaron varios enfoques de tratamiento para tratar los diferentes tipos de cardiopatía congénita, incluida la cirugía y los fármacos vasodilatadores pulmonares.

A pesar de los tratamientos, todas las muertes informadas se relacionaron principalmente con complicaciones cardíacas. En general, la tasa de supervivencia para estos pacientes con HAP-ECC a los 5 años fue de 95,3%; a los 10 años, 88,6%; y a los 15 años, 84,6%.

Comparando las tasas de supervivencia de los pacientes según el tipo de características clínicas, los investigadores encontraron que aquellos con hipertensión pulmonar y defectos cardíacos pequeños tenían tasas de supervivencia más bajas que aquellos con cualquier otro tipo de condición de HAP-ECC.

Los pacientes que tenían hipertensión pulmonar con derivaciones sistémicas a pulmonares prevalentes tuvieron mejores tasas de supervivencia con 95,8% sobreviviendo a los 5 años y 92,6% a los 10 y 15 años de seguimiento.

Los pacientes que fueron tratados quirúrgicamente mostraron mejores tasas de supervivencia que aquellos que no fueron elegibles para la cirugía con una tasa de supervivencia de 91,5% en comparación con 68,4% a los 15 años.

“La tasa de supervivencia superior para el grupo sometido a operaciones sugiere que la selección deliberada de pacientes para el cierre de una intervención es crucial y puede mejorar sus resultados de supervivencia”, escribieron los investigadores.

El equipo identificó varios factores de riesgo que contribuyen a peores resultados en pacientes con HAP-ECC, incluida la presión elevada de la aurícula derecha, la edad al momento del diagnóstico, la clasificación funcional de la OMS en el momento del diagnóstico y la alta resistencia vascular pulmonar al momento del diagnóstico.

Estos resultados muestran que los pacientes con HAP-ECC tienen una “supervivencia modesta a largo plazo” que, en parte, depende de las decisiones de tratamiento. Esto destaca la importancia de un monitoreo atento y seguimiento de estos pacientes para lograr los mejores resultados a largo plazo, dijeron los investigadores.

Con información de Pulmonary Hypertension News

Deja un comentario